viernes, 27 de febrero de 2009

LA BÚSQUEDA INDÓMITA DE LA VERDAD

Yo no
quería,
pero él
me obligo,
sí, él,
la primera
persona
con
la que pude
finalizar
una momento
limpio,
sin ataduras,
ni voces
molestando
nuestro
fluidos
pensamientos,
me metí
en el coche,
y presentí
que pasaría
algo
muy grande
en breves
instantes,
ya no había
humo
blanco
en ningún pulmón
pero había
llegado
a la estación
de los planos
no definidos
de mi alma
y la radio
sintonizó
un canal,
ella
sola,
y todo empezó
a fluir,
era el momento,
de mi cabeza
a mi cintura
había
un látigo
lánguido
que con los
sonidos
más suaves, - agua por unos canalones, fuego y papel, el universo en fuego y agua -
me golpeaba
de una misma
vez,
con dos curvaturas
en él,
la espalda
y el pecho,
dejaba
su aura azulona,
dejaba
mi zona
quemada,
más allá,
parecía
que me empujan
fuera
de la estratosfera,
¡pum!
y ahí estaba,
sintiendo
los ruidos
que a veces
parecían hojalata
y otras aguas,
realmente
si no querías
no
pasaba
nada,
yo reuní
todas mis fuerzas,
exhausto
de una semana
de zombi
sonriente,
y volví,
¡pum!
!pum!
!pum!
-ffffffffffffffsssssssssssssiiiiiiiiiiuuuuuuuuuuuuuu > ¡pum! -
caí
de lo más
lejos
de tu imaginación
distante
a mi realidad, - agua por unos canalones, fuego y papel, el universo en fuego y agua -
sentí el fuego
frío
quemando
mi pierna
izquierda,
al lado
del baffle
de la puerta,
el baile
de la electricidad
en mis carnes
espectras,
él
seguía
ahí,
nos mirábamos
y sonreíamos,
realmente
esto
era a causa
de nosotros
mismos,
las vibraciones subían,
eléctricas,
golpeando
lugares
recónditos
de tu musculatura
y formación
ósea
diaria,
el impacto
del alma
debajo
de la clavícula,
quién me
lo iba
a decir a mí,
estaba
en un especie
de prueba
del ácido, [esencia dibujada en mi mente, deformada por mi corazón y por lo tiempos]
sin quererlo
ni beberlo,
ni casi fumarlo,
estaba en
esa sensación
de rollo
de película
en los años
sesenta,
grabando
exteriores
y golpeando
cometas,
metieron
nuestras
almas
follándose
a nuestros
cerebros
y con ello
el punto
intermedio,
la mente,
lo metieron
en un cañón
sin compasión,
y así
pasó,
horas antes
había aprendido
a veces un
simple hecho
rutinario
golpea
sin discreción
en tu conciencia
y cambia
tu vida, - agua por unos canalones, fuego y papel, el universo en fuego y agua -
y así fue, - agua por unos canalones, fuego y papel, el universo en fuego y agua -
quién me dijo
que me metiese
al coche
a ser parte
de nada,
quién
cambió
la radio,
quién
me pregunto
que
si lo estaba
sintiendo,
quién,
quién,
quién,
me da igual,
lo vivi,
sí,
sí,
exacto,
volví
a volar
cuando
más lo necesitaba,
en el momentos
menos pensando. Estático&Velocidad.
¿Pero qué intento describiendo esa sensación? Tienes que sentir los espasmos del corazón con la electricidad azul, sentando al lado de alguien de verdad.




Carlos Gutiérrez H, La búsqueda indómita de la verdad

Link de descarga >
http://www.megaupload.com/es/?d=GS0E1LAY


Cualquiera diría que vivo del pasado

2 comentarios:

min0ria_absoLuta dijo...

¿Eso es lo que me ofreces?

_
No creo que vivas del pasado, es más, intentas disfrutar casa momento ¿no? Vivir del pasado sería quedarse ahí, y no repetir.

min0ria_absoLuta dijo...

casa no, cada* xD